martes, 11 de diciembre de 2012

A tiempo y, sobre todo, a destiempo

Tengo seis borradores que empecé y nunca llegaron a convertirse en entrada. Desde junio, hasta aquí, 6 veces intenté publicar cosas que nunca han salido a la luz. Los títulos son de lo más variado: "Pespuntes", "De albóndigas saltarinas y otras alegrías", "La casa por el tejado", "5 años 'tirandopalante'", "Siempre adelante", "Lo justo y necesario". Cada uno de ellos refleja de algún modo lo vivido, pensado, escuchado, en el transcurso de estos meses. La mayoría de estos borradores están vacíos. Sólo en dos de ellos escribí algo. Y es que me sucede con frecuencia que pienso y repienso el titulo, y luego no se me ocurre el contenido. Es decir, son tantas las ideas que me bullen que si no las plasmo en el momento, se pierden. La verdad es que parece una norma en mi vida, tanto por hacer, por abarcar, tantas ideas, proyectos, truncados, fallidos. He de reconocer que últimamente estoy vaga, muy vaga, en esto de escribir. No puedo alegar que no tengo tiempo, o que apenas utilice el ordenador, porque sería mentira. El tiempo, aunque nunca alcanzo a aprovecharlo, lo tengo, y gran parte de ese tiempo lo paso frente al ordenador. Lo que es verdad es que no siempre encuentro inspiración, no siempre me vienen las palabras. Suelo ir con un cuaderno a todas partes para poder plasmar lo que me viene a la mente en momentos determinados. Y cuando no tengo un cuaderno utilizo el móvil, cosa que es mucho más incómoda pero muy práctica.
Aquí estamos, a dos semanas de la Navidad y con el año a punto de caducar. Sé que es un tópico pero es que verdaderamente el tiempo pasa muy deprisa. No sé donde escuché a alguien decir algo como "la vida es corta, pero los días son muy largos". Y, a veces, es verdad que los días se vuelven largos, sobre todo cuando esperamos algo con ganas. Este final de año se me está haciendo muy largo, y a la vez me siento incapaz de alcanzar al tiempo que corre desbocado en algunos momentos.
 Y ¿qué ha sido de mi tiempo en todo este tiempo? Han sucedido muchas cosas. Finalmente me decidí, puse mi piso a la venta y me trasladé a casa de mis padres. Sensaciones agridulces. Estoy dando alguna clase particular, estoy traduciendo un libro y estoy muy ilusionada con el proyecto de MAS Evangelización. MAS es una asociación que hemos creado 4 hermanos (Fredy, Andrea, Jose y yo) para evangelizar a través del arte y todos los medios a nuestro alcance. Es un proyecto enorme, muy ambicioso, pero como nada es imposible para Dios, pues estamos seguros de que si está en sus planes, saldrá adelante. De momento estamos empezando, con mucha ilusión y con muchas ganas. Tenemos página en Facebook (Medios y Arte al Servicio de la Evangelización), un blog en Wordpress (Asociación MAS), y pronto esperamos tener página Web y muchas más cosas. Os animo a todos a rezar por este proyecto, y a colaborar en lo que podáis.
Echo de menos, mucho, a mi Parroquia y a mi coro de Alpedrete. Espero poder cantar con ellos esta Navidad en el concierto de villancicos. Chicos y chicas del coro, cuidadme bien la pandereta en mi ausencia.
El Señor me ha cuidado y me cuida en todo. No puedo decir lo contrario. Están siendo tiempos duros, difíciles, pero llenos de sorpresas y regalos. A veces no los veo y me desespero, y lloro. Otras veces, siento su acción con tanta fuerza, que me tengo que parar, tomar aliento y seguir, y también lloro (pero de alegría). En este tiempo he tenido el ídem, para meditar sobre mi fe. Para recorrer el camino hacia atrás, desandar lo andado y desgranar cuándo, cómo y por qué creo. El día 1 de diciembre tuvimos un Retiro precioso de Adviento en el Pardo y nos invitaban a hacer eso, a desandar el camino recorrido, deteniéndonos en puntos de ese camino. La verdad es que me encantó y es algo que sigo meditando.
Ayer, día 10, volví de Tomelloso, de pasar unos días con María y Mariano. Fuimos Pilar (Bermúdez) y yo, y como siempre ha sido una pasada. Sé que a ellos no les gusta que les "saquen los colores", pero es que son estupendos. Su generosidad, su entrega, su compromiso y sobre todo su amistad, son algo impagable. Mientras unos nos pensamos las cosas, otros pasamos de ellas mirando para otro lado, y otros vivimos totalmente ajenos, ellos se meten de cabeza, y conscientemente, en todo tipo de aventuras. Palabra y acción van siempre unidas en su vida. Le doy gracias al Señor por regalarme gente así. Por ponerles en mi camino y permitirme poder disfrutar de ellos.
Si has tenido el tiempo para llegar hasta aquí, sólo te quiero robar unos segundos más. Hoy buceando por Internet me ha saltado esta oración y quiero compartirla contigo. Cuando murió mi suegra la rezamos y la cantamos, porque era su oración favorita. Es de Charles de Foucauld y seguro que la conoces. Tómate tu tiempo y di conmigo:



Padre, me pongo en tus manos.
Haz de mí lo que quieras.
Sea lo que sea te doy gracias.
Estoy dispuesto a todo.
Lo acepto todo,
con tal de que tu voluntad
se cumpla en mí
y en todas tus criaturas.
No deseo nada más, Padre.
Te encomiendo mi alma,
te la entrego con todo el amor
de que soy capaz,
porque te amo y necesito darme,
ponerme en tus manos sin medida,
con infinita confianza,
porque tú eres mi Padre.





4 comentarios:

Gonzalo dijo...

Lou nos hablas de seis borradores. Pero con lo escrito, como siempre, muy bien, has detallado los ultimos pasos de tu vida, siempre, intentando seguir las huellas del Señor.
En el trabajo en que habeis puesto tanto empeño y mucha ilusión, tiene muy buenas perspectivas. Pienso, y ya lo hablamos, que teneis un gran campo en el que triunfar.
No dejes de escribir, todo aquello que por tu cabeza surja, por lo menos a mi, siempre me agrada y me llama la atención lo que dices.

Lou dijo...

Gracias, Gonzalo. Tú siempre fiel. Besitos

Mariano Zazo Sánchez dijo...

Da gracias a Dios de que me gustan mucho los COLORES que si no...¡que bien hemos estado con vosotras!.
Me repetía Celia que ¡que alegría le dimos! y para nosotros es lo mismo.
Cuidate mucho y recibe un abrazo enorme, yo sigo con un poquito de morriña, hoy le he hablado de ti a Emilio un interno de Herrera y se acordaba del guitarrazo a Nacho. En Herrera eres la del "GUITARRAZO", en otro sitios "la que no tiene botón de apagado" y en nuestro corazón nuestra querida hermanita LOU
Un beso
María

Lou dijo...

Gracias, María. Me encanta "verte" por aquí. Besitos