domingo, 4 de octubre de 2015

Hazme un instrumento...


Hoy es un día muy especial. Hoy se cumplen 21 años que el Señor me salió al encuentro y me abrazó. Hoy estoy de fiesta. Por eso quiero gritar desde los tejados para que nadie se quede sin saberlo: ¡DIOS ES AMOR! Él te espera con los brazos abiertos y hace posible lo que te parece imposible. Yo desde luego no me esperaba lo que me sucedió en esa mañana del 4 de octubre de 1994. Todo era negrura y oscuridad a mi alrededor, hasta que rendida grité pidiendo ayuda. No sabía muy bien a quién. Pero, el Señor, que siempre había estado a mi lado, intervino y desde entonces ha guiado cada uno de mis pasos. 
Estos años no han sido todo "amor y lujo", para nada. He pasado por momentos muy duros, pero ahora me apoyaba en Él, en el amigo que nunca falla. Personas que han sido, y siguen siendo, muy importantes para mí ya no están aquí para acompañarme, ahora lo hacen desde el Cielo. Pero el Señor, en su inmenso amor, me ha ido regalando otras personas, que aunque nunca sustituirán a las que se han ido, han conformado y conforman el paisaje de mi vida. Como en un bordado precioso, el Señor ha ido tejiendo cada instante y poniendo en cada momento la puntada precisa, el hilo necesario. No puedo dejar de estar más que agradecida. A veces pienso que debería vivir de rodillas en adoración constante. 
Y además, hoy festejamos a San Francisco de Asís. No creo que sea casualidad que regresara a la Casa del Padre, precisamente en este día. Desde pequeña me ha gustado Francesco. Recuerdo la emoción que sentí cuando visité Asís por primera vez y oré en su tumba. Desde entonces, he estado varias veces en Asís y siempre me ha embargado la misma emoción. Me produjo una inmensa alegría que nuestro Papa actual escogiera el nombre de Francisco. Una puntada más para el bordado de mi vida. 
Y aquí estoy, 21 años después, dispuesta para seguir adelante, sin mirar atrás. Los ojos fijos en Él. Gracias a todos los que me habéis acompañado y me acompañáis en este trayecto. Cada uno de vosotros, consciente o inconscientemente, habéis aportado vuestro granito de arena en estos años. Gracias por los momentos buenos y malos que me habéis hecho pasar. Todos eran necesarios. Como dice la Hna. Nancy Kellar: "There's always more!" (¡Siempre hay más!)

2 comentarios:

Angeles Garcia-Gil dijo...

FELICIDADES por esa gran celebración, y gracias a tí también porque te hemos conocido y has compartido muchos momentos de nuestro caminar hacia el Señor. Muchos besos

Angeles Garcia-Gil dijo...

FELICIDADES por esa gran celebración, y gracias a tí también porque te hemos conocido y has compartido muchos momentos de nuestro caminar hacia el Señor. Muchos besos